Páginas vistas en total

Translate

jueves, 15 de diciembre de 2016

"[...]El amor no es poseer: Las personas no son tuyas, ni mias, ni de nadie que no sean ellas mismas. Este punto es importante siempre tenerlo en cuenta ya que cuando se pasa por alto se termina viviendo en una relación toxica* (...) (*todo esto solo es una opinion ustedes amen como se les cante, pero amen completamente, porque duele mucho cuando te aman a medias)" - Paloma


Sin querer encontré que mi prima con quince años entiende mucho más de lo que es el amor que gente de mi entorno, y en cierto punto me dolió. Me dolió saber que era lo que tenía astillado en el alma hace días, que me amen a medias. Yo no quiero que me escondas. Creo que ya no quiero más nada de todo esto. Ya no quiero ni llorar ni sentirme miserable, ni que siempre tengas otra debajo de la manga, porque es vedad, "son formas de hablar" y yo no se si te "hablas de la misma forma con otras".

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Esto es el 'después'.

Sentí como se me rompía el corazón por segunda vez en tan poco tiempo. Mi estómago hizo una convulsión amenazando expulsar la cena por mi boca. Cerré con fuerza los ojos, tratando que ni el dolor físico ni el emocional me ganaran sin embargo me saltaron las lágrimas como un síntoma más del estallido general que mi cuerpo manifestaba. ¿Qué pasa cuando después de tanta decepción se te acaba el amor? ¿Qué se hace cuando ha llegado la muerte que hemos no solo previsto, sino también anunciado? ¿Qué te voy a creer ahora, si cuando te veo no puedo olvidar como me has fallado? Se muy bien que tengo la capacidad de perdonar, pero no puedo olvidarme las cosas que he vivido, mucho menos las que he sangrado de esta forma, con este dolor profundo como pocos que me ardió y consumió hasta el alma. Soy capaz de perdonar, pero no me creo capaz de amar, después de esto. Porque el amor es un sentimiento puro, fuerte y contrariamente frágil, porque cuando la confianza se
quiebra, se desmorona a toda velocidad.

jueves, 1 de diciembre de 2016

Después del impacto

Pensé que la angustia me iba a matar, o que me iba a morir llorando, porque las lágrimas se me seguían escapando de los ojos aún cuando no quería que sucediera, creí que un mal estar así de profundo no iba a terminar más.
A pesar de mi pronostico para la situación con el correr de los días y después de la purga que logré hablando con diferentes personas, me pude sentir un poco mejor. Dejé de llorar todo el día, me levanté de la cama, y aunque todavía me dolía era de esos dolores que te permiten seguir con el día, aun cuando puede costar mucho.
Sumida en todo eso, no había sido capaz de ponerme a pensar que por más de que doliera esto era solo un comienzo, y esto había sido nada más ni nada menos que la fuerza del primer impacto, ahora venía todo lo demás.
Ahora venía la ansiedad, las preguntas sin resolver, y las miles de situaciones hipotéticas que mi cabeza era capaz de reproducir, para bien o para mal. El problema con mi cabeza y conmigo es que no nos llevamos bien, así que cada dos por tres cuando más distraída estaba, más se le daba por torturarme. Me descubrí despertando alterada una y otra vez de diversas pesadillas, o al borde de las lágrimas cuando me desconcentraba a raíz de las imágenes que no paraba de reproducir delante mío.  Este es el después del impacto, esto es tener que ver como uno se maneja después de que está todo dicho, de cuanto puede o no creerle al otro, esta es la fuerza con la que golpea todo lo que el otro nos lastimó. Acá está la información ya procesada, ya digerida haciendo estragos dentro de uno. Acá es cuando uno decide cuanto aguantar, o abortar la misión, porque hasta ahora uno no es capaz de dimensionar con los daños que nos dejaron, ni que tanto nos demolieron las estructuras y que tanto peso son capaces de soportar de aquí en más.
Acá y ahora, después de hacer un recuento de daños, es cuando se define.
Este es el después del impacto.