Páginas vistas en total

Translate

martes, 7 de octubre de 2014

Insomnio.

Son las cuatro menos cuarto de la mañana y yo sigo despierta, se que debería dormir pero por alguna razón no lo consigo. No tengo sueño. Mañana tengo facultad,  y debo salir de mi casa a las seis y media de la mañana, pero dudo que lo haga. Hay algo dentro mío que me está consumiendo y me da ganas de vomitar. Hace años que no me pasaba esto. Estoy desesperada por hablar con alguien, y  a la vez quiero internarme en un silencio mortal, que nadie me moleste. Tengo la panza demasiado revuelta. Hay cosas que no entiendo. Qué me pasa? Quisiera poder explicarme que sucede, pero mi cabeza sigue haciendo ruido sin dar ni una idea clara. No se como estoy. Esa es la realidad. No tengo ni la menor idea de qué pasa conmigo. No se si quiero llorar, si quiero gritar, si quiero salir corriendo. No se que me pasa. Por ahí mi mamá tiene razón y necesito volver a la psicologa, y todas estas cosas que están pasando/ pasaron en el último tiempo me están afectando y necesito ayuda. No se si quiero volver a la psicologa, pensé que ya estaba " curada" que no hacía falta volver. No quiero volver, pero al mismo tiempo todo esto me consume la vida, me succiona el alma.
Encima, leí ese libro de mierda, que revolvió en porquerías que tenía demasiado enterradas. Me volvió la perversa idea a la cabeza de llamarlo. De llamarlo y mandarlo al carajo, decirle que es un enfermo del orto, que se mate, o pedirle que me explique algo de todo lo que pasó, o llamar y escuchar el tono de llamada y  cortar, o de olvidarme de todo de una vez por todas y hacer como si jamás hubiese exisistido ese mortal. No sé. No se que quiero.
Hay demasiadas cosa que me duelen. Tal vez si necesito ayuda, pero me duele el orgullo admitirlo. Yo quería estar bien. En serio quería, en serio hice todos mis esfuerzos y puse toda mi energía, me siento patética volviendo a caer en la porquería.
Mamá cree que no es mi culpa, es simplemente que hay cosas que a veces vienen a uno más allá de su voluntad, se que está convencida de eso, lo se porque lo vi en sus ojos el día que me preguntó por qué ella no había conocido la muerte hasta ser bastante mayor y sus hijos no,  y sus hijos habían tenido reiterados contactos con ella, porque les tocó la desgracia de perder gente joven, de tener pares suicidas, o enfermedades terminales demasiado cerca, tanto que les dolía. Se que ella sabe que me esforcé por estar bien, y se que tampoco entiende porque pasan esas cosas, pero yo si las entiendo. Los humanos vivimos con diversos propósitos, pero el precio de vivir es morirse, y no hay vuelta que darle. Somos simples mortales. Hemos tenido la suerte de vagar por el mundo buscando un proposito para nuestras vidas, buscando (A veces) dejar una huella en la humanidad, pero eso no quita que vayamos a morir. Todo aquel que nazca inevitablemente, tarde o temprano morirá. Morirá porque así es la vida, y es sumamente inevitable, se puede retrasar (en algunos casos) pero no evitar. Mi mamá no entiende eso, o si, pero le duele que sus hijos hayan tenido que aprenderlo en su temprana adolescencia (Como en mi caso) o a lo largo de ella (como mi hermano mayor) .
Una vez alguien me dijo en sueños que yo estaba marcada por la muerte, hoy no puedo negarlo. Así todo, intenté estar bien, pero no lo logro.
Se que tengo que llamar a la psicologa, pero lo vengo posponiendo hace semanas. Un poco por orgullo otro por el precio de la sesión.
Pero la realidad es que ya no estoy bien. Perdí el equilibrio que había encontrado, y ahora solo quiero llorar y morir en mi cama, como una vez haya hace mucho tiempo, en esos días que había querido olvidar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario