Páginas vistas en total

Translate

lunes, 22 de abril de 2013

A EME A (8)



Cualquier coincidencia con la realidad es pura coincidencia.
Todos los derechos de autor reservados.
Continúo con la nueva novela ''A EME A''. 
Para leer la parte anterior click >>Acá<<
Leer desde el principio hasta lo último subido de corrido, click >>ACÁ<<<
(los links se abren en ventanas nuevas)
Desde ya muchas gracias por su apoyo, lectura y difusión, 
sobre todo a aquellos que la están siguiendo, 
y me impulsan e inspiran a seguirla
 Atte. Ju Fernández.
pd. Pablo, si lees esto y me pezcas que seguí 
publicando, no te enojes <3 n.n 



(...)Nos desvanecimos las dos. Cierro los ojos con fuerza. Hay algo de estos recuerdos que no me cuadra,  éramos tan distintas hace unos años. Ni siquiera recordaba haber vivido estas cosas.
 Vuelvo a vernos. Otra vez se ríe, pero con malicia. Ahora sus rasgos son mucho más cadavéricos. Esta risa es tan distinta a las demás. Parece veneno. Está flaca, tanto que parece un sueño hecho realidad. La envidio un poco. 
_No seas tonta-dice- Lo único importante en tu vida tiene que ser la A EME A, o te olvidaste ya? Es nuestra razón de ser. ¿Nunca soñaste ser perfecta?
_sí.. toda mi vida- contesto.
_Cada día estamos más cerca.
_Alguna vez rompiste las reglas? – le pregunto.
_Hubo un tiempo en el que me había.. olvidado, mi propósito..  Ahora estoy bien segura. Más que nunca.
Sonrió. Ahora es más Merlina que nunca. Decidida, y sin plantear disparates.  Esa chica confiada que hace cosa de un año y medio me inició en mi nueva vida. Esa chica, que me mostró el camino para llegar a la felicidad y perfección que yo tanto anelo.
Merlina era mucho más que la bella imagen de la perfección. Merlina era humana. Merlina, había muerto, porque todos nosotros nos estábamos desviando, claramente. Ana, Mía y Alisa, la habían utilizado para enviar un mensaje a todos nosotros. No tenía porque detenerme en los recuerdos que habíamos compartido, y los buenos años que compartimos juntas. Ella, había sido elegida para un bien mayor. Debía estar feliz por mi amiga. No ponerme a pensar en lo que yo la extrañaría. No tiene sentido, ni importancia. Su humana existencia, había tenido un propósito divino. Yo no lo estaba viendo. Me repugna mi egoísmo. Fue sacrificada y a la vez, recompensada. Había sido proclamada nuestra reina antes de morir. Debería dejar de pensar estupideces, y rendirles culto a mis diosas y a ella, como se debe. 
Mi cuerpo se contrae una vez más, y aunque quiero vomitar, me controlo para no hacerlo.
_va a vomitar- dice una voz que no reconozco. No, no voy a vomitar. Abro los ojos. Estoy en un auto que no conozco, con tres extraños y mis dos mejores amigas. No entiendo nada. Algunos flashes de lo que pasó me matienen aturdida. Merlina. Su discurso. El fuego tragandose su pedestal y ella saltando al vacío. Gente corriendo. El fuego se expande. No tengo ni la más mínima idea de cómo salimos de ahí.  Miro a la persona que tengo al lado. Me acuerdo que casi se cae encima mió. ‘Alan’  me dice una voz interna. Ya me acordé.
_Qué hacemos acá? 
_Las sacamos del boliche, se estaba incendiando.
_Ah- Miro a mis amigas. Están pasmadas. Como en trance. Ninguna de las dos responde a nada. Los otros dos chicos, que estaban con Alan, intentan reanimarlas. No entienden porque estamos así.
_estas bien?- pregunta Alan, preocupado. 
_sí.. sólo que.. La chica que saltó.. es amiga nuestra.
Los tres me miran. Sorprendidos. No saben que decir. Alan me abraza, como si yo tuviera una pena que llorar. Realmente no tengo ninguna. Estoy orgullosa de ella. Lo hizo por todos nosotros. Para que jamás olvidemos nuestra causa. Vivimos para ser perfectos. Es lo  único que queremos, y ella murió para que lo recordemos toda la vida.
_Estoy bien- le digo y sonrío.
Les pido amablemente que nos dejen a las tres en mi casa. Ellas todavía están en trance. Ellos no etienden mi estado. Yo estoy bien. Mejor que nunca. Feliz. Antes de irnos, Alan, me obliga a pasarle  mi número de celular. Medio rezongando, medio feliz se lo paso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario